/Especiales

María José Maito - Solopiano (clásica + jazz)

María José Maito - Solopiano (clásica + jazz)

Los límites entre los diferentes géneros musicales son siempre imprecisos. Pero particularmente el piano es un instrumento que, por su natural amplitud de posibilidades, permite emparentar músicas que en ocasiones aparecen distanciadas. El objetivo del ciclo #solopiano (clásica+jazz) fue intentar borrar esas distancias, presentando en un mismo escenario, un club de jazz ubicado en el corazón del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, a una serie de destacados pianistas independientemente de que estuviesen más identificados con el mundo de la música académica o con el juego improvisatorio que resulta más característico del jazz. En algunos casos, ni el jazz ni la música clásica resultaron rótulos adecuados para encasillar a los músicos. Es que la idea fue, precisamente, cuestionar todos estos límites, para rescatar la musicalidad propia del instrumento en sí mismo.

La protagonista de este capítulo de #solopiano (clásica + jazz) es María José Maito, directora de la compañía artística GalaLírica Show, dedicado a realizar espectáculos y conciertos en diversos ámbitos y entidades educativas. En este caso el programa está centrado en un único compositor: el polaco Frédéric Chopin. El Andante spianato y Gran polonesa op. 22 es una obra integrada en realidad por dos trabajos. Chopin escribió primero la Gran polonesa, para piano y orquesta, que estrenó en 1831. Posteriormente, en 1834, decidió anteponerle el Andante spianato, para piano solo, a la manera de una amplia introducción. También realizó una segunda versión de la Gran polonesa, esta vez para piano solo, arreglando las partes donde intervenía la orquesta. El Andante spianato se caracteriza por su gran belleza, intimista y recogida, mientras que la Polonesa es en contraste brillante, solemne y pomposa. La Fantaisie-Impromptu, por su parte, fue escrita por Chopin también en 1834, pero no fue publicada sino hasta después de la muerte del compositor, quien le encargó a su amigo Julian Fontana que quemara la partitura después de su fallecimiento. Al parecer Chopin sentía que su trabajo se asemejaba demasiado al tercer movimiento de la sonata "Claro de luna" de Beethoven, motivo por el cual se abstuvo de publicar la obra, para evitar críticas. Por fortuna, Fontana desoyó el pedido del músico y la obra fue publicada de manera póstuma como su opus 66.

> VER LISTA DE CONTENIDOS

  • /

  • María José Maito (piano)


  • Frédéric Chopin: Andante spianato et Grande Polonaise Brillante, Op. 22; Vals Op. 34 en La bemol Mayor; Fantaisie Impromptu Op. 66.


  • Frédéric Chopin


  • 00:29:55


  • Bebop Club, Buenos Aires